Noviembre: crecer en la virtud de la empatía

Por: Coordinación de Formación

Noviembre: crecer en la virtud de la empatía

En el Colegio Plenus, durante el mes de noviembre, promovemos el valor de la empatía. Éste es considerado como un valor moral y, a la vez, como una habilidad blanda.  Valor o habilidad, estamos convencidos de que la empatía es una cualidad esencial que pueden y deben desarrollar nuestros niños y adolescentes.

El Papa Francisco expresa que un riesgo del mundo actual, es el generar en las personas “una tristeza enfermiza y una conciencia aislada, que clausura la vida interior en los propios intereses, donde no hay espacio para los demás, ya no entran lo pobres, ya no se escucha la voz de Dios y ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. (cfr. Papa Francisco, Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, 2)

Nuestros niños, adolescentes y jóvenes, inmersos en la tecnología digital y en una cultura que promueve la apariencia como valor fundamental, corren el riesgo de cerrarse en sus propios intereses y clausurar el corazón a los demás.

La clave de la educación familiar y académica-humana, radica justamente en dotar a nuestros hijos o alumnos de una serie de virtudes, valores y habilidades que les permitan hacer frente a las adversidades que se les presentan y desarrollarse, crecer, creer en sí mismos, no aisladamente, sino sabiéndose parte de un “nosotros”, de un mundo que están llamados a transformar. 

En el Colegio Plenus consideramos que la empatía es esencial para desarrollar personas comprometidas consigo mismas, con los demás y con su entorno.  Es un valor que nos reta a potenciar los sentidos de cada uno de los alumnos: la capacidad de ver, mirar, observar y percibir… la capacidad de oír, escuchar, comprender…  la capacidad de tocar, sentir, abrazar… especialmente la capacidad de intuir y comprender a los demás.