La honestidad se siembra y se cosecha en familia

Por: Coordinación de Formación

La familia es el espacio vital en el que los hijos aprenden los valores que mamá y papá viven. Sabemos que la relación entre padres e hijos es la principal fuente de aprendizaje de valores y antivalores. Para nuestros hijos es importante lo que decimos, lo que les enseñamos, pero es trascendental cómo vivimos lo que decimos, es decir, nuestra congruencia.

No nos cabe duda que la honestidad es uno de los valores que mamá y papá quieren sembrar y cosechar en sus hijos e hijas. Una honestidad expresada en sus múltiples maneras: sinceridad, confianza, lealtad, honradez e integridad. Compartimos a continuación un artículo que nos habla sobre la importancia de fomentar la honestidad en la familia 1*.

La honestidad es uno de los valores más importantes en la formación de la personalidad y el carácter de los niños. Es la base de sus relaciones con los demás. Una persona honesta atrae la confianza y el respeto de los demás. 

La honestidad es un valor que una vez aprendido y asimilado, se convierte en una actitud que siembra confianza en uno mismo y en aquellos que están en contacto con esta persona. Ser honesto hace que los niños y niñas actúen siempre con base en la verdad y en la justicia. Te proponemos las siguientes acciones:

  • La honestidad atrae la honestidad. Predicar este valor con el ejemplo. Tu congruencia es esencial.
  • Formar nociones, conocimientos, habilidades, sentimientos y emociones, vivencias y experiencias que lo lleven a ser honesto.
  • Enseñar a los niños a que sean honestos consigo mismos. Llevarles a conocer sus limitaciones, sus virtudes y defectos, y su conducta.
  • Enseñarles que un comportamiento honesto genera buenos amigos y un reconocimiento moral positivo en los demás.
  • Mostrarles que una característica de la honestidad es respetar a los demás, es no apropiarse de lo ajeno, es ser sincero en la relación con el otro, es no mentir y siempre decir la verdad, por más dura que sea.
  • Hablarles sobre las consecuencias de la deshonestidad. La desconfianza, perder amigos y ser señalados como mentirosos son algunas de las consecuencias de la deshonestidad.

En el Colegio Plenus nos comprometemos con las familias en la formación integral de nuestros alumnos. Sabemos que la formación en valores es esencial para formar personas libres, responsables y comprometidas con ellas mismas, con su familia y con el mundo.

1* Texto de Medina, Vilma, tomado de:
guiainfantil.com