El aceite de la amabilidad

Por: Coordinación de Formación

Durante los meses de marzo y abril promoveremos en nuestro Colegio Plenus el valor de la honestidad. Como lo hemos hecho con los valores anteriores, de nuevo recordamos el simbolismo de la lámpara de aceite expresado en nuestra primera Misa del ciclo escolar,  donde el padre Ricardo nos decía que cada uno de nosotros somos como esas lámparas de aceite, en las que el contenido es lo que permite que nuestra luz resplandezca, pero también puede suceder que el tipo de aceite que portamos opaque o apague nuestra luz.

Nuestros niños, y nosotros, somos esas lámparas de aceite. Hoy queremos ponernos el aceite de la honestidad, para que nuestras actitudes, palabras y acciones surjan de la honestidad que nos habita y seamos capaces de vivir en la verdad.

La esencia de la honestidad es la verdad. La persona que tiene la esencia de la verdad, la muestra a través de sus acciones (cfr. 1a carta de Juan, 3,18). Las personas que viven el valor de la honestidad lo expresan como sinceridad, transparencia, lealtad, honradez, veracidad, rectitud, confiabilidad, honorabilidad, autenticidad, congruencia, integridad…

Te invitamos a vivir este tiempo con la consigna de hacer un alto en tu vida y detenerte para revisar tus palabras, tus pensamientos, tus acciones en clave de honestidad, para cambiar lo que sea necesario, para que logres ser una persona auténtica, plena e íntegra.

Que el aceite de la honestidad te habite. Que nuestras palabras y acciones ayuden a verter este aceite en nuestros hijos. Dicho de otra manera, que seamos honestos y nuestra honestidad forme este valor en nuestros hijos.